Cómo alimentar al bebé de 0 a 6 meses

Hasta los 6 meses de vida, la leche materna es el alimento ideal para el bebé, no hay necesidad de dar al bebé nada más allá, aunque sea agua o tés para cólicos. Sin embargo, cuando no es posible amamantar, se deben dar fórmulas infantiles específicas para la edad del bebé, en cantidades y horarios de acuerdo con la orientación del pediatra.

La alimentación complementaria debe comenzar a los 6 meses para los bebés que toman, ya los 4 meses para los niños que usan fórmulas infantiles, debiendo siempre iniciar con frutas ralladas o alimentos en formas de papa, como purés y arroz amasado.

Ventajas de la leche materna

La leche materna tiene todos los nutrientes necesarios para el crecimiento del bebé, aportando más beneficios que las fórmulas infantiles, que son:

  • Facilitar la digestión;
  • Hidratar al bebé;
  • Llevar anticuerpos que protegen al bebé y fortalecen su sistema inmunológico;
  • Disminuir los riesgos de alergias;
  • Evitar la diarrea y las infecciones respiratorias;
  • Reducir el riesgo de que el bebé desarrolla obesidad, diabetes e hipertensión en el futuro;
  • Mejorar el desarrollo de la boca del niño.

Además de las ventajas para el bebé, la lactancia es gratuita y también trae beneficios para la madre, cómo prevenir el cáncer de mama, ayudar en la pérdida de peso y fortalecer la relación entre madre e hijo. La lactancia se recomienda hasta los 2 años de edad, aunque el niño ya se alimente bien con las comidas normales de la familia.

Cuando amamantar

El bebé debe ser amamantado inmediatamente después del nacimiento, y siempre que tenga hambre o sed. La lactancia debe ser en libre demanda, lo que significa que no hay horarios fijos ni límites de cantidades para las mamadas.

Es común que los niños que toman se alimentan un poco más que los que toman fórmulas infantiles, pues la leche materna es más fácilmente digerido, lo que hace que el hambre aparezca más rápido.

Posición correcta de amamantar

Durante la lactancia, el bebé debe estar posicionado de forma que quede con la boca bien abierta para aspirar el pico del seno de la madre sin causar lesiones y heridas, lo que causa dolor y dificulta la lactancia.

Además, se debe dejar al niño secar toda la leche de un seno antes de cambiar a la otra, pues así recibe todos los nutrientes de la mamada y la madre evita que la leche quede empedrada en el seno, causando dolor y enrojecimiento, y Impidiendo que la mamada sea eficiente. Ver cómo a masajear la mama para extraer la leche de grava .

Alimentación con fórmula infantil

Para alimentar al bebé con fórmula infantil, se deben seguir las recomendaciones del pediatra sobre el tipo de fórmula adecuada para la edad y la cantidad a ser dada para el niño.

También es importante recordar que los niños que usan fórmulas infantiles necesitan tomar agua, pues la leche industrializada no es suficiente para mantener su hidratación.

Además, se debe evitar el uso de mingaus hasta 1 año de edad y de leche de vaca hasta los 2 años, ya que son difíciles de digerir y aumentan los cólicos, además de favorecer la ganancia excesiva de peso.

Cuando empieza la alimentación complementaria

Para niños que toman, la alimentación complementaria debe iniciarse a los 6 meses de vida, mientras que los bebés que usan fórmulas infantiles deben iniciar el consumo de nuevos alimentos a los 4 meses.

La alimentación complementaria debe comenzar con papas de frutas y jugos naturales, seguidos de alimentos salados simples y de fácil digestión, como arroz, patata, fideos y carnes deshilachadas.